Como poner el precio a tus servicios de freelance y porque.


El que más y el que menos, siempre se ha planteado que precio debe poner a sus servicios: como community manager, diseñador gráfico, consultor de marketing, arquitecto, abogado, decorador, programador, etc. Esta duda es mayor cuando se emprende un negocio.

La mayor parte de las veces se atiende solo a criterios puramente económicos, olvidándose de otros factores como: para que he emprendido y como quiero que sea mi vida. Poner el precio a tu trabajo, implica poner en valor como quieres que sea tu vida.

Haciendo números.

En principio, poner un precio no resulta demasiado complicado:
Hay que tener todos los costes que va a generar nuestra actividad (anuales o mensuales) y dividirlos entre el número de horas.

Por ejemplo: trabajo desde casa: Salario de 1500€/mes
Seguros sociales 300€ (aunque tengas tarifa plana de autónomo debes usar lo que vas a pagar cuando se termine).
Gastos varios (teléfono, internet, móvil, aplicaciones de pago para community manager o diseño) 400€.
Todo ello 2200€/mes.

Como voy a trabajar al mes unos 21 días x 8 Horas/día = 168 horas al mes.
2200€/168 horas= 13,10€/hora de coste.

Primeros errores.

Muchas veces aquí, ya cometemos los primeros errores:
– Error nº 1: ¿Vamos a trabajar 12 meses al año o tal vez queramos tener vacaciones?
– Error nº 2: hay que pagar impuestos. Si, el IRPF.

Pues vamos a volver calcular: continuamos desde el dato de 2200€.
2200 x 12 meses=26400€.
Ahora dividimos por los meses que trabajamos: 26400/11=2400€.
Volvemos a dividir por el número de horas del mes: 2400/168=14,30€/hora.
Incrementamos esta última cantidad en un 15% (para impuestos, está cantidad suele rondar el 19%, pero varía. He tomado el 15% como media)).

¡Importante!
Un incremento de un impuesto, no se calcula multiplicando (en este caso) por 1,15; se usa la siguiente fórmula: Importe principal/(1-incremento/100)
Mal: 14,30 x 1,15 = 16,45€/hora.
Bien: 14,30/(1-0,15)= 14,30/0,85=16,83€/hora.
A todo esto, ya que vamos a tener costes imprevistos, le aplicamos otro incremento del 25%.

¿Que justifica ese 25%?

Nuestra jornada no va a ser todo producción, emplearemos tiempo en llamadas, traslados y hablar con clientes y colaboradores. En otros casos, puede que cuando presentemos nuestro presupuesto, no hayamos calculado bien el alcance y en nº de horas que vamos a emplear.

En definitiva nos sirve para cubrir los imprevistos, costes ocultos y roba tiempos.
Con todo lo visto hasta ahora, ya tenemos nuestro precio MÍNIMO por hora:
22,50€/hora+IVA.

Reflexiones.

Todo esto para un salario neto de 1500€ y trabajando desde casa. Si Vamos a alquilar una oficina o un espacio de coworking, nuestros costes aumentaran y consecuentemente tendremos que subir nuestro precio hora.
Con este precio de 22,50€/hora, nos costará mucho tener deshago económico y trabajar con tranquilidad.

Por ello, al poner tu precio hora, debes pensar también en que tipo de vida deseas tener y por que has decidido trabajar por tu cuenta (como mínimo).

El precio óptimo, para trabajar tranquilo y que no se nos quede cara de tonto a final de mes es 39€/hora.

El negocio crece.

Otra cosa que no solemos tener en cuenta, es que llegado un determinado volumen de trabajo, tendremos que contratar o subcontratar a alguien con el incremento de costes que ello supone.

Casi todo mundo conoce el caso de un amigo o conocido que hace un determinado servicio y como le va bien decide legalizar su negocio y dar su actividad de alta.
Muchos de ellos no llegan al año de vida, normalmente es por una mala estimación de costes o por un erróneo cálculo de su coste hora. La mayor parte de las veces es cuando se ven en la necesidad de contratar personal . Cuando lo hacen se dan cuenta que casi están trabajando para pagar el personal y sus costes. Después de trabajar mucho, lo que ganan es lo mismo o menos que sus empleados.

Importante regla de oro:
Todo trabajo que subcontratemos o el trabajo que haga un empleado nuestro tiene que aportarnos un beneficio económico.
En el caso de un colaborador puntual, debemos incrementar su trabajo en un 25% como mínimo; tendrás que dedicarle tiempo a labores de coordinación, revisión, reuniones ….
En el caso de un asalariado nuestro, multiplicaremos el coste ((salario + seguros sociales) x nº de pagas)/11 meses de trabajo /168 horas)) del mismo por 3 (mínimo 2,50). Con este cálculo cubrirás: los costes del empleado, la parte proporcional del coste estructural que le corresponda y te dejará beneficio económico.
Todo esto puede parecer difícil de llevar a cabo sobre todo al principio, pero como no empecemos con un precio hora rentable, estaremos hipotecando nuestro futuro.
El que se pretenda diferenciares por precio, perderá sus clientes por precio.
Mejor crecer despacio y bien, que rápido y mal.

Consideraciones finales.

Todos los comienzos son difíciles; como community manager, diseñador gráfico o lo que sea. Todo lo que hagamos mal en un tema tan delicado como poner nuestro precio, nos lastrará en el futuro.

Si os veis en la necesidad de bajar el precio, no lo hagáis directamente. Hacer una oferta puntual regalando un servicio, pero no bajéis vuestro precio/hora directamente.
Hacerle saber al cliente que ese “regalo” es algo puntual y por un determinado motivo.
En el fondo estáis bajando vuestro precio hora, pero la percepción del cliente es que le estáis haciendo un regalo (personal) y por un motivo concreto. Tampoco abuséis de los regalos, si no el cliente siempre os pedirá alguno.

Ser siempre prudentes y valorar bien antes de decidir.

Para terminar, solo deciros que si tenéis alguna duda, podéis preguntar sin miedo.


Escribe tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.